Yoga, un aliado para iniciar el curso con energía

Los días largos y calurosos, el reencuentro con familiares y amigos a los que habitualmente no vemos, los paseos por la playa y el campo o el descubrimiento de lugares desconocidos son una invitación a cambiar la rutina y alterar los horarios. Las vacaciones son un paréntesis planificado durante todo el año que invariablemente llega a su fin, dejando la sensación agridulce de que han pasado demasiado rápido.

Recuperar el ritmo habitual y hacer frente a las obligaciones laborales y familiares puede producir ansiedad, apatía, cansancio, dificultad para conciliar el sueño o falta de concentración. Sin embargo, esa sensación de desánimo que conlleva la vuelta “a la vida real” se puede revertir gracias a una serie de buenos hábitos que, con constancia y fuerza de voluntad, contribuirán a que afrontemos el curso con optimismo.

Prolongar la energía estival y mantener el equilibrio a lo largo del año

Después de las vacaciones, iniciar o retomar una disciplina capaz de fortalecer el cuerpo y devolver la serenidad emocional es una estrategia muy recomendable. El Yoga contribuye a mantener la armonía entre el cuerpo y la mente. En su práctica se realizan posturas o asanas que fortalecen los músculos, mejoran la condición de la columna vertebral -aliviando los dolores de cuello y espalda- y favorecen una buena postura. Además, combate el cansancio, el desasosiego y la irritabilidad.

Si durante el verano has practicado menos de lo habitual o incluso no has pisado la esterilla es importante empezar poco a poco, dando tiempo al cuerpo para que recupere su nivel de práctica. En las primeras clases se puede incidir más en una serie de posturas que estiren los músculos, movilicen las articulaciones y nos ayuden a aumentar la energía y a dormir mejor. Según avance el calendario introduciremos posturas que preparen al sistema inmunológico para la llegada del otoño. Por su parte, dedicar unos minutos cada día a la meditación incrementará nuestra capacidad para concentrarnos, encontrar momentos de la calma en medio de la jornada y observar una actitud positiva.

Por su parte, una alimentación equilibrada compuesta por una dieta variada y rica en la que no falten las frutas, verduras, legumbres y frutos secos ayuda a recobrar primero y conservar después la vitalidad y la energía necesarias para el nuevo curso.

Más de 100 clases semanales en el centro de Madrid

El Gong ofrece más de 100 clases semanales de Yoga (Hatha, Iyengar, Asthanga, Vinyasa…), Pilates, Meditación y Barre en un extenso horario para que puedas planificar tu práctica con facilidad, así como tratamientos de salud: fisioterapia, masajes, nutrición y reeducación postural global. ¿Has probado la comida del restaurante? Rica y saludable te ayudará a retomar los buenos hábitos nutricionales abandonados durante las vacaciones. Puedes disfrutar tu menú tanto en El Gong como en tu oficina, a donde te lo llevamos cada día.

¡Te esperamos!

Recomendar
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Compartir
Etiquetado en